Dropshipping: Qué es y cómo funciona? Skip to main content

El comercio electrónico ha dado lugar a una nueva realidad, las empresas necesitan diseñar y poner en práctica nuevas estrategias, que les permitan consolidar sus ventas y lograr los objetivos planteados. Al respecto, el dropshipping es una de las estrategias o tácticas más atractivas y utilizadas.

Definiendo el dropshipping

El dropshipping consiste en un modelo de venta online, también denominado venta en verde, se caracteriza porque el vendedor o empresa no cuenta con un stock de los productos que vende o comercializa. Es decir, la cadena de suministro ocurre de forma diferente, debido a que la tienda hace las veces de intermediario y un proveedor entrega el producto al cliente.

En este sentido, el dropshipping ha representado un modelo revolucionario dentro del sector de las ventas online, ya que no hace falta contar con productos y tampoco tener un espacio para el almacenamiento.

Cada vez son más las empresas que apuestan por el dropshipping, tanto para iniciar en un nuevo negocio, como para optimizar uno que ya ha comenzado, pues se trata de una inversión a bajo riesgo, conviene conocer cómo funciona.

El funcionamiento del dropshipping

El dropshipping permite a cualquier empresa operar sin tener que contar con un inventario y menos aún, requiere de un espacio para el almacenamiento, tampoco debe ocuparse del proceso de envío.

En su lugar, solo debe asociarse con algún proveedor de los productos a vender, es este quien se encarga del almacenamiento, empacado y su correspondiente envío al cliente, en nombre de la empresa. En este sentido, el dropshipping funciona de la siguiente manera:

 

  1. El cliente hace el pedido del producto que desea, en la tienda virtual de la empresa.
  2. Posteriormente, la empresa realiza el pedido a su proveedor, dándole todos los detalles al respecto, así como los detalles del cliente.
  3. El proveedor hace entrega del pedido al cliente, en nombre de la tienda virtual o empresa y en el tiempo acordado.

 

En añadidura, el proveedor se encarga de todo lo relacionado con las devoluciones en caso de que estas surjan. Como resultado, el trabajo de la tienda o empresa se convierte en conseguir y atraer clientes, para así generar ventas.

Cabe destacar, la tienda o empresa es la figura de vendedor ante el cliente final, cuando la compra o el paquete es entregado, este no incluye algún tipo de señal o marca que haga referencia al proveedor. Por ello, si se produce una devolución, el cliente se pone en contacto con la tienda o empresa, pero es el proveedor quien se encarga de la gestión al respecto.

 

¿Por qué elegir el dropshipping?

Elegir el dropshipping es una excelente opción para las empresas, sean grandes o pequeñas, incluso algunas hacen uso de esta estrategia para incorporar otra línea de productos, relacionada con sus productos principales. Ahora bien, conviene elegir el dropshipping por los beneficios que ofrece, estos son:

 

  • No es necesario contar con un capital considerable, tampoco adquirir inventario, para poder iniciar un negocio y comenzar las ventas.
  • No hace falta tener un espacio para el almacenamiento, por ello la tienda puede ser completamente virtual. En los casos de empresas que cuenten con espacio físico, el uso del espacio se ve optimizado.
  • Representa un riesgo bajo, es posible evitar las pérdidas de dinero en un inventario que no pueda ser vendido
  • Gracias a que no es preciso trabajar en la logística y servicio de envíos o delivery, es posible enfocarse en otros aspectos de mayor importancia como el marketing, la facturación, ventas, entre otros.
  • Ofrece un amplio conjunto de opciones, ya que es posible encontrar proveedores de dropshipping de cualquier categoría o sector.

 

En conclusión, el dropshipping es una de tácticas más favorables para cualquier empresa que haga vida dentro del comercio electrónico. Para comenzar a aprovechar sus beneficios, conviene elegir una idea de negocio, en caso de ya tener una, lo mejor es buscar productos afines.

Como segundo paso, encontrar un proveedor que garantice responsabilidad y compromiso y coordinar el flujo de trabajo. También es preciso determinar las características del producto y fijar margen de ganancia. Finalmente, elegir la plataforma virtual indicada para vender, promocionar el negocio y analizar los logros conquistados, para corregir cualquier debilidad y mejorar.